El comercio electrónico en tiempos del Covid19

¿Qué podemos hacer para que nuestro negocio no se vea afectado?

La gente dejó de salir a las calles, es cierto, pero eso no significa que haya dejado de comprar. Entonces, ¿qué podemos hacer para que nuestro negocio no se vea afectado?, ¿cuál es la lección que como Pyme debemos aprender de todo esto? A continuación, algunas reflexiones.

Los invito a ver el vaso medio lleno (y no medio vacío). No hay ninguna duda de que en adelante, la forma en que nos relacionaremos e interactuaremos cambiará para siempre. En este escenario, las ventas y los negocios en general no son la excepción.

Los invito a ver el vaso medio lleno y no medio vacío.

Si partimos del hecho de que las crisis nos presentan nuevas oportunidades, lo que está sucediendo a nivel mundial como consecuencia de la pandemia ocasionada por el Covid19 nos obliga, a quienes somos empresarios, a renovarnos, reinventarnos y evolucionar. No, no es fácil, pero tampoco es imposible.

Por todo lo anterior, queridos lectores, comparto con ustedes algunos consejos que les permitirán sacar adelante su negocio, salir victoriosos de la adversidad y adaptarse a esta nueva era comercial.

Presencia en Internet. Estoy segura de que todos ustedes ya tienen una página web pero, ¿qué tan amigable es?, ¿está actualizada?, ¿qué tan pronta es su respuesta? Les recomiendo analizar estos detalles y atender las áreas de oportunidad.

Posicionamiento en buscadores. Además de los puntos anteriores, es fundamental que tu página aparezca entre las primeras opciones de búsqueda para captar el interés de los compradores potenciales, quienes prefieren no salir de casa. Créanme, el uso de los buscadores no ha disminuido.

Catálogos en línea. Si su página funciona a la perfección, éste es el mejor momento para incluir un catálogo de tus productos, con fotos profesionales y descripciones detalladas. Insisto la gente no ha dejado de comprar… Esta es tu oportunidad de satisfacer sus necesidades primarias antes que alguien más lo haga.

Tienda virtual. Estoy convencida de que mantener una tienda virtual requiere el mismo esfuerzo y constancia que una tienda física. Incluso, tal vez más, porque debe funcionar las 24 horas.

Quizá sea complicado tener una que funcione al 100 por ciento; sin embargo, sí puedes levantar órdenes de compra (vía mensajería instantánea o por correo electrónico sin salir de tu página), para luego entregar los pedidos. ¡Piénsalo!

Quisiera cerrar mi intervención con una invitación más: seamos optimistas y positivos. Confiemos en que todo saldrá bien. Hoy más que nunca las circunstancias nos obligan a enfocarnos en el e-commerce y aprovechar sus múltiples ventajas.

Tenemos una oportunidad única: accionar la economía, hacer crecer nuestro negocio y sin quitarnos el pijama.

¡El futuro es hoy!

Abrir chat
¿Cómo podemos ayudarte?